Ganar e basta

En ocasiones, el fútbol tiene unos espectaculares giros de guión. Contradicciones brutales. Misterios insondables. No hace mucho estaban poniéndose la venda antes de la herida tratando de rebajar el impacto de una eliminación bochornosa ante un segunda. Ahora, escasa semana y media después, el panorama se presenta tan distinto que no hay quien se contenga ante la posibilidad de encontrar en la Copa una vía de escape.

Sería igualmente engañoso caer en las fauces de la ciclotimia. Como el curso pasado, este, has sido beneficiado por un sorteo más que generoso aún siendo un equipo que está lejos de ser competitivo al máximo nivel.

Aunque no se puede desdeñar el papel regenerador de la Copa. Getafe es una eliminatoria ideal para solidificar una reacción. Un rival hostil que te volverá a poner al límite obligándote a defenderte como gato panza arriba y luchar sin descanso por cada metro de césped ante un enemigo que te supera en muchas facetas. Un entrenamiento para el futuro. Como lo está siendo casi todo este curso, uno, que de ser inteligentes, saldrá algo grande de él.

Pues en este tránsito se están acumulando experiencias y emociones que bien podrían considerarse ingredientes básicos para la configuración de un un inicio de época. Las piezas las tienes. Jóvenes alcanzando la madurez a golpes. Un grupo que, a base de sufrir, ha descubierto cuanto se quiere. Liderazgos sobrios. Y un equipo difícil de ganar al que apenas faltan un par de cosas para dar el salto. Calidad y contundencia en los metros finales y una mentalidad distinta, que en parte, llegará con resultados, y en otra, con la introducción de caracteres ganadores.

Por eso fichar no es una cuestión baladí. Hay que buscar eso como se busca todo lo demás.

Y ese debería ser el verdadero objetivo de este año. La Champions ya fue una experiencia enriquecedora. Sobre todo para escenificar eso que todavía nos negamos a aceptar: Lo lejos que estamos para dar el nivel en la competición.

Porque ahora mismo lo importante es reencontrarse. Saberse útil. Noches como la de Vigo van a ser cruciales dado que en estos instantes importa ganar. No el cómo, ni a quién, ni cuándo. Ganar. Como sea, a quien sea, y cuando sea. Ya que de esta situación se sale ganando, no jugando a lo Brasil 82. Es lo necesario para recuperar seguridades y quitar tantos miedos y ansiedades.

El resto vendrá sólo, y quién sabe, si con regalo. En este proceso puedes dar un pequeño gran paso sobreponiéndote a tus propias limitaciones con el aliciente de unas semifinales en el horizonte, el chute de autoestima necesario para reconducir el rumbo. El paraíso para este Valencia.

Anuncios
Ganar e basta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s