La noche de nuestras vidas

¿Sabes acaso qué es una final? Qué vas a saber, Jon Nieve.

Tampoco sabes qué significa poder conseguir algo así tras una década infame, donde pusieron en entredicho tu misma existencia. En la cual el fútbol moderno te ha tirado del pedestal y vives ahora en el subsuelo, intentando sacar la cabeza del lodazal de mierda en el que estás. Reducido a la mera supervivencia.

Creyéndote algo cuando no eres nada desde hace mucho. Aferrado a jugadores del rebuig que están aquí porque no los quiso nadie. Marchándose prestos y raudos en cuanto alguien los quiera.

Lo que se afronta mañana por la noche es mucho más que un partido. Incluso mucho más que una final. Es la posibilidad de asaltar los cielos y abrir la puerta a un regreso. Escribir el primer renglón de una nueva historia.

Al menos es lo que queremos creer. Con lo que nos engañamos.

Y será tremendo. Angustioso. Si nunca has vivido una noche así ya te digo yo que no lo vas a pasar bien. Los nervios de la previa es lo más benigno de todo. Lo peor es durante el partido. Cada acción, cada aproximación, cada balón en el aire… todo es un terror. Todo llama al desastre. La derrota asoma por cualquier esquina y la transpiras por todos tus poros. No vas a descansar hasta que pite el árbitro. Un transcurso en el que perderás salud y años de vida y que sólo verá su compensación, adquirirá sabor, belleza, si el final es el deseado. De lo contrario, todo será mucho peor al día siguiente, donde te dolerán hasta los pensamientos.

Quizá sean demasiadas expectativas. Quizá no signifique nada. Tal vez se gane o se pierda esa hipotética final nada cambie. Pudiera ser. Pero la Copa tiene influjo sobre el destino de este club. Su disputa y conquista motivó su misma fundación, en la madrugada en la que cumplirás un siglo puedes encontrarte saboreando el pase a esa final anhelada desde los salones del Bar Torino. Trata de la competición que ha moldeado tu carácter y la cual sustenta tu misma leyenda marcando cada trofeo el inicio y final de una era. La primera surgió con la de 1941 y se acabó con la de 1954. La última empezó con la de 1999 y finalizó con la de 2008. Incluso las derrotas, como la de 1995 o 1970, dan paso a nuevas glorias.

Qué sé yo, todo son cábalas. Todo es fruto de esa necesidad existencial por verse vivo en algo alguna vez. Por recordar. Por empezar de nuevo de cero.

Pero ahí está el Betis, alzado como una bestia. Cada vez que miras no sabes muy bien si vas a ganar o te van a meter una paliza. Será por eso que huimos tanto del partido y miramos más allá. El peligro está aquí.

Es la noche más deseada. La que creímos que siempre sería nuestra y que hace mucho que no vemos. La primera noche en mucho tiempo que cuando inicie estarás en una final porque el 0-0 te vale tanto como el 1-1. Es noche para vivirla todos juntos. Cada balón, cada saque de banda. La electricidad recorriendo las gradas, el rugido de Mestalla, tienen que ser un jugador más sobre el césped. Una noche para volver a escuchar un concierto de claxones.

Pero sobre todo es la noche para que las piezas encajen y que este grupo en formación de un paso más en su construcción, una nueva pincelada a ese cuerpo de equipazo que luce de vez en cuando. El insuflo de moral y autoestima que necesita. Ellos, y nosotros. Es la noche. Y ya hemos perdido demasiadas como para volver a quedarse a las puertas de algo así. De desperdiciar otra oportunidad para levantarse. Ya va siendo hora de compensar tales toneladas de guano engullido con embudo.

O lo ganan los futbolistas en el césped o la gente en la grada, pero no lo dejemos escapar. Nos va demasiado en ello.

Anuncios
La noche de nuestras vidas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s