Mercadeo a la italiana

Está raro el verano. Estas operaciones de trueques e intercambios no llegaron ni en la peor etapa, cuando no había un clavo. Pero ahora parece que todo se centra en eso. Un modelo a la italiana, de arreglos y favores entre clubes donde no interviene dinero real. O queda reducido a mera propina.

Me parece bien, la virtud está en sacar tajada de un imprevisto, o de una necesidad. Lo que no entiendo es lo demás. Como las actitudes de los jugadores implicados.

Empezando por Neto (del asunto Mina hablaremos cuando esté más claro), al que no tenía por alguien tan sumamente inmaduro como para cogerse tal rebote por no jugar dos partidos que sabía desde que llegó al club que no jugaría de darse el caso. Me sorprende todo en él. Seguramente hay algo que se nos escapa, que no ha trascendido, dándole sentido a esta movida, pero con lo que circula, la decepción con el brasileño no puede ser mayor.

Retrata una edad mental de niño de ocho años. Y cuenta una verdad incómoda, la de tus jugadores más valorados prefieren ser suplentes allá que estrellas aquí.

Siquiera la consecuencia de esto tiene demasiada lógica. ¿Qué busca yéndose al Barça? Se marchó de Turín harto de promesas incumplidas y de esperar oportunidades, y aterriza en al Camp Nou para jugar el Gamper y la Copa cuando finalmente encontró lo que quería desde que salió de Brasil. Traducido, con 30 años se marca una carrera de suplentón. La intrascendencia más absoluta en detrimento de hacerse un nombre defendiendo la meta de un gran club. No creo que eso hable demasiado bien de sus ambiciones. ¿Todo por poder decir que ‘jugó’ con Messi? Me cuesta entenderlo en alguien que ha recalcado siempre que se puso ante una grabadora su decidida voluntad a dejar huella en Mestalla.

La derivada de su salida son los intangibles que se marchan con él. Cuestión delicada en vestuarios tan necesitados de equilibrios sanos. Dado que Murara es de los que tiran del carro. Un tipo con personalidad. Y el primer portero serio tras años tomándose a broma la posición por parte del club. Enfrascado en parches y gangas de mercadillo. Sin duda, la portería no es lugar para tomárselo a la ligera, un guardameta que de puntos, haciendo algo más que no meterse las que van fuera, marca la diferencia entre aspirar a todo y no aspirar a nada.

Falta ver si el recambio cumple, qué aporta, si está al nivel o con qué actitud aterriza.

En la cuestión molar sobre este affer no caben más palabras que aquellas que retumban en la canción de Tardor: Los mejores jugadores son aquellos que saben donde están.

De Neto no se acordará nadie.

Anuncios
Mercadeo a la italiana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s