Pagafantas returns

Hace años que la Champions me da igual. No siento ninguna especie de ilusión, motivación, interés… por ella o sus partidos. Me disfrazo de espectador ante el balón de las estrellitas. Gozo hedonista sin más. También hace muchos años que al VCF le viene grande. Sólo echando un vistazo a su historial reciente se ve que su trayectoria no se distingue demasiado de la de un equipo belga, o suizo.

Ahora se llega, otra vez, a ese punto donde crees que al Chelsea se le gana fácil. Porque sí. Pronunciando una especie de mantras chamánicos como si fueran a tener un efecto místico sobre el partido. Pero los ingleses se nos dieron fatal siempre. Particularmente el londinense. Y los de Lampard, para más inri, son muy fuertes donde tú eres muy débil.

Es especialmente desmotivador afrontar un partido de esta trascendencia, la primera ocasión de meterse en octavos en casi una década, con un equipo desdibujado. Al que le han robado la identidad y todas sus virtudes han quedado diluidas en ese estúpido juego del tikitakismo que vuelven a querernos imponer por la fuerza. Protagonismo de pandereta. Regresando al sinvivir del equipo blandito y simpaticón que regala recuperaciones a contrarios en crisis entregando victorias balsámicas.

Si con un XI granítico, difícil de ganar incluso en los escenarios más desfavorables, y con una fe en sí mismo que les llevaba a sobreponerse a cualquier dificultad, este partido ya resultaría una prueba de fuego de una dureza máxima, ir a la guerra sin saber qué eres, habiéndote olvidado de defender, sin estilo, teniendo que tirar de infiltrados (por favor, dejemos de llamar ‘compromiso’ a infiltrarse. Infiltrarse es una barbaridad, sales a jugar con futbolistas al 50% de sus capacidades, a riesgo de agravar lesiones y extenderlas durante meses) por las animaladas cometidas desde el 11-S, y convertido en un mar de dudas carentes de toda red táctica que te sujete, es de una temeridad mayúscula.

No espero un partido diferente al del Ajax, tal vez incluso peor por la pegada de los ingleses. Pero el Chelsea tiene algo bueno, es un equipo que aduce miserias muy parecidas a las del VCF. Que propone partidos abiertos, dejando jugar. Puede que por ahí, sumado a la motivación extra del escenario, y a una plantilla que se olvide de lo que hay y regrese a lo viejo por puro sentimiento de supervivencia, se pueda meter mano.

Pero pase lo que pase, de esta Champions sí que se puede extraer un triunfo. Y es haber sido mucho más competitivo de lo que lo has sido nunca desde 2006. El trabajo que arrastra este grupo de futbolistas en los últimos años ha servido para plantarse hoy ante un grupo de extrema dificultad dependiendo de ti mismo para clasificarte. Tanto que aún tendrás una segunda oportunidad, quimérica si pierdes y el Lille no da la sorpresa, en Ámsterdam.

Por eso, y por más, no caben dramas en esta competición. De contar con una pose inteligente el uso que se le debería dar a la Champions es el de un banco. Recoger dinero para lo financiero, ganar músculo para lo deportivo con duelos exigentes, y caer a una Europa League donde poder competir por ganarla una y más veces como vía de crecimiento hasta tener nivel suficiente para mejores vuelos en la máxima competición.

Si no fueras gilipollas sería un buen método para llegar a unos futuros octavos de final sin la sensación de ser vapuleado desde el instante en el cual pongas un pie en ellos.

Pagafantas returns

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s