Piratas en el desierto

Ya hay consecuencias. Las periodistas que se desplacen al Estado criminal de Arabia Saudita tendrán restringidos sus movimientos. Vaya, no se podía esperar de un país misógino donde la mujer es un mero objeto tan desposeída de derechos que no puede ni salir a la calle sin compañía.

Pero tranquilos, ahí, cuando ninguna Liga de Europa se ha prestado a ello, está la nuestra, y la italiana, como únicos pardillos dispuestos a entrar en el juego de blanqueamiento de un régimen que busca en el deporte y los grandes eventos lavar su imagen internacional.

Esto deberían apuntárselo aquellos que se soliviantan con eso de no mezclar fútbol y política. A ver qué dicen ahora cuando la propia Federación juega a ser perrito faldero de una dictadura sanguinaria desesperada por encontrar un altavoz de esta dimensión para su propaganda.

También deberían apuntárselo los socios de los participantes, para cuando sus clubes les vendan valores, compromisos, y demás zarandajas. Ahí están los cuatro, vendiéndose por cien monedas de plata. Que es lo que importa. Si no hubiera un duro no iría ninguno. Especialmente el VCF, comandado por brokers llegados de otra dictadura asiática. Cuyo papel en todo esto es hasta ridículo, poniéndole el trasero a Rubiales mientras sobreactúa con un enfado que no ha llevado más allá del postureo. Estos sólo defienden los derechos de su cartera. Que los del club queden pisoteados es secundario.

Han perpetrado una competición a la que le han restado toda legitimidad, valor, y oficialidad. Esta supercopa no es más que un torneo veraniego con tintes macabros.

Lo surrealista alcanza tales cotas que estamos asistiendo a un negociado entre una Liga y una Federación que están siendo perjudicadas por la piratería de Estado que ejerce Arabia. Pues llevan años, en su guerra fría con Qatar, pirateando la señal del fútbol en la región a través de la red de satélites estatales. Por un lado vemos a la LFP y a la RFEF comandar junto a FIFA y UEFA, y las demás competiciones europeas, acciones legales y protestas contra Riad por el desfalco y el perjuicio que están sufriendo por acceder a los contenidos sin pagar por ellos, difundiéndose por oriente sin coste alguno, y por otro, firmar con ese mismo gobierno acuerdos para llevar torneos por tres duros a sus tierras.

Osea, señores clubes, os están robando millones, y vais dando saltitos porque os dan una limosnita por ir a jugar una pachanga.

No se ha visto mayor acto de humillación en décadas. Una turba de lametraserillos y abrazafarolas montados en aviones de lujo del gobierno saudita bebiendo champán a costa de su dignidad.

Lo más grave de todo esto es que el tonto de tontos, el tonto de remate, el tonto útil, el súpertonto de toda esta historia, es el campeón de Copa. Ahí va poca ropa, a prestarse a gigantesco bochorno sin abrir la boca. Le han birlado todos los derechos adquiridos el 25 de mayo, lo han puesto a la cola de este invento, lo han llevado casi por compromiso, un invitado molesto y prescindible, y el menda se pone a aplaudir como tonto que es.

A ver dónde se mete el tontito como salga por los aires al primer partido ante un rival que no tiene ningún derecho a participar en esa competición antiguamente conocida como Supercopa.

Piratas en el desierto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s