La decisión final

Hace tiempo que sigo con interés lo de los sauditas con el Newcastle. Por puro divertimento, porque allí, los ingleses, sí tienen principios y estas cosas suelen despertar oleadas de protestas que acaban teniendo éxito. No ha defraudado. La presión desde todos los sectores imaginables para que la Premier y el gobierno impidan que el fondo soberano de Arabia compre uno de sus buques insignia es inmensa.

Incluso haciéndose el remolón con asuntos peliagudos, como los derechos humanos, el organismo federativo parece haberse quedado sin salidas para incumplir sus propias cláusulas éticas que reglan la compra de clubes por capital extranjero ante la oficialidad de algo sabido por todos: Riad está detrás de la piratería del fútbol que tantos millones han costado al fútbol inglés y europeo. Curioso que el punto de no tener causas delictivas en el mundo se lo pasarán por ahí con lo de Khashoggi, pero ante esto hayan considerando congelar la operación.

Ese estancamiento ha conseguido redoblar mi interés. El paso de comprar un club como el Newcastle es un grado más en la escalada del país del oro negro por blanquear su imagen a través de grandes eventos (al estilo Qatar). Si por lo que parece el Estado saudí está tan interesado en seguir la senda de sus vecinos y rivales no les importará buscar otro destino de acabar negándoles su entrada al fútbol inglés.

Aquí es donde entra el VCF. Probablemente el Príncipe asesino tenga mayor interés en el Milan, o cualquier otro, pero la situación del murciélago puede llevarle a estar nuevamente en el mercado.

Al parecer los organismos locales han decidido dejar de jugar a los aplazamientos eternos y el embrollo inmobiliario que se ha ido sorteando durante una década con una esplendida dejadez, y permisividad por parte de todo el mundo, masa social incluida, habrá que afrontarlo en el corto plazo. Se le acabó la suerte a Meriton. La complacencia de que se le permita no acabar el estadio, o la imposibilidad de vender las parcelas, o los tres años de carencia que no se aprovecharon para construir o consolidar nada, ya no suponen un balón de oxígeno. El final de la patà avant puede estar cerca.

En esa tesitura veremos qué camino emprende el señor Lim. O pone el dinero de su bolsillo para acabar el campo (ya sea de manera directa o comprando las parcelas), o deja caer la actuación territorial estratégica con las consiguientes pérdidas contables, que unidas a la delicada situación financiera de la entidad, más una drástica reducción de sus escasos ingresos por quedarse sin competición internacional, obligaría igualmente a poner una cantidad superior de dinero que sólo se podrá cubrir en una parte con venta de jugadores. Unos futbolistas depreciados gracias a su ‘brillante gestión’ veraniega en un contexto sin liquidez por el coronavirus y ante una inminente crisis mundial.

Si los políticos no dan otra vez su brazo a torcer y vuelven a lanzar el ladrillo mil metros hacia delante a lo dicho sólo le queda una tercera opción: vender el club y que sea otro el que se encargue. Porque supongo que no se atrevería a liquidar la sociedad.

De coincidir en dicho escenario somos la alternativa ideal para los Saud. Mansos, clasistas, y desinteresados por el mundo que nos rodea, calificada Arabia como ‘un gran amigo’ por las autoridades centrales bajo el principio de ‘el dinero es lo único que importa’ nadie saldría a quejarse de caer en manos de un Estado criminal.

En los próximos meses se dilucidará. Veremos si esta aventura, como parece con su política de mínimos donde el escaso interés se centró exclusivamente en el mercadeo de futbolistas dejando todo lo demás tal y como se lo encontró, se perpetró para darle un pase al club o si realmente, a pesar de su incompetencia, se creen esto hasta el punto de volver a invertir otra ingente cantidad de dinero en la sociedad sin importar los malos años que las inversiones de Lim están sufriendo en el mercado bursátil.

Lo mejor es que ocurra lo que ocurra ninguna parece una mala noticia.

La decisión final

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s