El cangrejo ataca de nuevo

Hay que ver las piruetas que se dan para justificar lo injustificable. En el fondo, vamos a darles la razón, lo de Javi Gracia el pasado viernes sí fue elegante. Iba con camisa y americana, no como Marcelino que se presentó sin afeitar y en chándal. Convirtiéndolo todo en más grave.

Fuera de bromas, lo cierto es que las palabras del navarro fueron bastante duras, y contundentes. Pocas veces hemos visto a un entrenador acusar a su presidente de filtrador. Al propietario de mentiroso. Y poner en duda el discurso público del club (lo de que no se ficha porque no hay dinero); o la alocada antipolítica de cantera. Apelando al tono tranquilo y pausado pretenden quitarle hierro, pero lo cierto es que Marcelino jamás llegó tan lejos, ni hizo acusaciones tan gruesas. La rueda de prensa del míster asemejó mucho a la de un ex rajando en la salita de un hotel días después de su despido, un torpedo a la línea de flotación de Meriton lanzado desde dentro.

Aunque la verdadera gravedad es que esta gente consiga que nos pasemos la vida reivindicando lo obvio, lo cual no deja de ser sonrojante. Tal es la profundidad del problema que cuestiones básicas necesitan ganar batallas en la arena mediática.

Iba a decir que por suerte para nosotros, y para el propio Gracia, estos personajes son cualquier cosa menos consecuentes, porque de serlo hoy ya no sería entrenador. Pero lo que sí son es rencorosos. Por ello, vista la magnitud del engaño y un desencanto en el entrenador que lejos de cesar va creciendo, es pronto para descartar que dentro de unos días, y a 42 horas de un partido, se lo carguen sin previo aviso.

Hablando de reivindicaciones, esta semana se destacó mucho a Yunus, Racic, Maxi y Vallejo. Una apoteosis que nos conduce a otro maravilloso escenario: Usarlos de árbol para tapar el bosque. Maquillar la debilidad de la plantilla con el brillo de unos futbolistas que fichó un tipo despedido del club entre burlas y mofas, director deportivo del Marsella hoy día, y que fue el primero en décadas en intentar montar una red de ojeadores que alimentaran al VCF de talentos como los citados (y alguno más que queda por Paterna).

Logro que se atribuirán, raudos y veloces como son ellos, los señoritos de Meriton ignorando el trasfondo, que no es otro que la estructura que los concibió fue demolida con violencia para que ese vacío quede ocupado por el infame Anil Murthy. Personaje tan aficionado a invadir vestuarios que ahora también quiere mangonear en los dorsales que deben llevar los futbolistas.

Su virtud es ser la única figura que pone a todo el mundo de acuerdo (dentro y fuera del club) en el rechazo que produce su persona. Con sus mentiras y manipulaciones cabreó a Celades a las dos semanas de estar aquí, y ha conseguido enfadar a Gracia en un mes escaso en el cargo. Dos tipos de mente fría y espaldas anchas.

Gracia puede sacarse un equipo de la manga, como hizo en Málaga, pero son tan así que con Anil todo lo que pueda salir mal saldrá mal, y lo que no ya se encargará Peter de estropearlo.

El cangrejo ataca de nuevo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s